La primera novela que escribí allá por el 2002, fue producto de una casualidad. Tenía escrito biografías, cartas de humor absurdas, algunos poemas, todo lo guardaba en libretas o el viejo ordenador de mesa.

Una alocada idea circulaba por el imaginario ese que se me desborda muchas veces en mi cabeza. Le comenté la historia al amigo Zacarías, que por aquella época le daba por hacer cortometrajes. Participé en uno de ellos ayudando en la música de fondo con un programa cutre que manejaba malamente.

Zacarías me animó a desarrollar esa idea con la intención de hacer otro cortometraje con aquel relato.

– Escribe un guion – me dijo. Yo nunca antes, ni ahora, he sabido cómo hacerlo. Pero eso sí. muy valiente, me senté frente al ordenador en casa y a ratos fui escribiendo aquella historia que merodeaba por mi cabeza.

Acabó en novela, la titulé La Pesadumbre. Zacarías sorprendido esperando cuatro folios en forma de guion vio que con una novela de mas de 100 páginas poco podía hacer. El manuscrito acabó en un cajón. Antes se lo di al amigo Tonete que por aquellos años era dueño de un negocio de multicopista y otros enredos e hizo unos cuantos ejemplares que encuadernamos de la manera más cutre posible. se lo regalé a varios amigos que lo leyeron con no poca curiosidad. Lo curioso es que a alguno que otro aquella historia les sorprendió.

Con el paso de los años finalmente fue publicada y hasta mi madre la leyó con interés, algo que nunca pensé podría ocurrir cuando estaba escribiéndola. Nunca se me pasó por la cabeza dársela a mi padre entonces estaba por este mundo, hoy me arrepiento de no haberlo hecho aunque lo más probable es que la hubiese calificado de estupidez o locura, pero en el fondo sé que se hubiese sentido algo orgulloso.

 

 

 

 


No hay comentarios hasta ahora.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. El campo del sitio web es opcional.

COMENTARIOCOMENTARIO
Tu NombreTu Nombre
EmailEmail
WEBSITEWEBSITE