Amiga mía:

 

¿Cómo va todo por allí? Por aquí todo va bien, está todo muy tranquilo, como siempre. Hoy, por ejemplo, al levantarme como todos los días, me he dado una ducha y luego me he tirado por el balcón. Después de recoger mis restos los del Servicio de Asistencia Médica, me han recompuesto en mi hospital preferido. Cuando ha llegado el médico, muy majo el chaval, me ha dicho: ¡qué Fermín! Lo de siempre ¿no? Una recomposición general de huesos.

 

“Me conformo ya con una recomposición capitán, mi médico especialista”, le contesté yo. El médico me miró con cara rara, no entiendo sus motivos.

 

Bueno y así todos los días, todo muy monótono, la verdad, excepto ayer tarde que estuve viendo la tele un rato, fue todo un acontecimiento, deberías haberme visto. Te hubieses sentido muy orgullosa al verme en mi sofá, estuve fenómeno, viendo la tele impasible ante tantas petardadas.

 

Bueno y poco más que contarte, eso sí, un último apunte. Apunte…y fuego… jo, jo, jo, qué gracioso soy.

 

Se despide en esta carta tu amigo Fermín Casacajosa Sáez.

 

Fermín, Don Fermín…

 

Póngase el casco majete y cuídese el ojete.

Importante decirle Don Fermín:

 

Que en un lugar de la Mancha de cuyo nombre no quiero yo ni recordármelo, vive nuestro amigo Marco en una humilde morada. Esto es un simple apunte histórico para tontos del culo ignorantes, que no digo yo que usted lo sea… pero sí.

 

Me han encomendado le dé respuesta como mejor se merezca, y así lo he realizado.

 

Se despide el secretario secreto de su amiga María.

 

 

 

Fdo. El Secre Tario.

 

 

 

 

 

 


No hay comentarios hasta ahora.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. El campo del sitio web es opcional.

COMENTARIOCOMENTARIO
Tu NombreTu Nombre
EmailEmail
WEBSITEWEBSITE