El doctor Louis escucha atento a sus dos subordinados encargados del proyecto.

– La fase beta/325 ha concluido con éxito, creemos que ya está preparado y el cuarto Paradeigmo ha verificado, todo en orden.

– Ha respondido bien a todo tipo de emociones, esta vez la intensidad a la que le hemos sometido ha sido superior, en unos 23 grados – añade un tercer neurobiólogo que se une al coloquio.

– Procederemos a borrar todo de su mente para reprogramarle, así continúe con su vida mortal desde el punto de inflexión: año 2014, mes abril – argumenta el primero de los ayudantes de proyecto.

– En su ciudad de residencia está ya todo previsto y acordado, su vivienda, vecinos, trabajo y compañeros, como en los sujetos anteriores – continúa dirigiéndose a su superior.

– Pasemos pues a fase Alfa, el sujeto está preparado, está vez no puede haber fallos – concluye el doctor Louis.

El doctor Louis se reúne con el jefe de proyecto 3 en su pequeño despacho.

– Don Sebastian, ¿ya tenemos todo preparado, el target listo? – Le interroga algo apresurado Louis.

– El primer Paredigmo lo ha identificado como opción 1, se trata del antiguo agente de la CIA John Garret, murió convencido de que el objetivo le envió al matadero al infiltrarse en Cuba.

– Habrá salto temporal y por tanto habrá que fijarlo todo al milímetro, no puede haber fallos, esta vez nos jugamos muchos millones de dólares – habla Louis mirando a uno de los monitores.

 

XXXXXXXXXX

 

Me levanto somnoliento. Me miro al espejo y me digo: Mauro estás echando barriga hay que hacer algo. Después de la ducha tomo un café rápido y voy a trabajar.

Mi jefe ya me espera en su despacho, sabe que no he cumplido con los objetivos este mes, solo por una maldita póliza me quedé a las puertas del objetivo mensual.

Malditas reuniones de trabajo a primera hora, las odio.

El resto del día transcurre con normalidad relativa, no tengo muchas ganas de salir con los compañeros después de trabajar y decido marchar a casa. De todas formas, sé que no soy muy popular, pasan tiempo conmigo más por pena que por aprecio.

Ceno algo ligero y veo un rato la televisión hasta que el sueño comienza a invadirme, pero de nuevo tengo esa extraña sensación que odio, y me indica que voy a tener otra noche movidita en el mundo de los putos espíritus.

No lo puedo evitar salgo de mi cuerpo me veo en mi cama y paso al otro lado irremediablemente y contra mi voluntad. La inexistente voluntad de un ser extracorpóreo que vaga por el mundo de los asesinos de la otra dimensión, la dimensión de almas vengativas y crueles con sed de venganza.

De nuevo sin poder gobernar mi ser astral voy transitando entre otras ánimas insustanciales, espíritus que vagan de un lado a otro de este odioso inframundo oscuro.

Irremediablemente ocupo el espíritu, sin poder evitarlo, del que luego supe fue el verdadero causante de la muerte de John F. Kennedy*.

 

*Solo entenderán de qué va todo esto si han leído el diario de Óscar.

 

 

 

 


No hay comentarios hasta ahora.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. El campo del sitio web es opcional.

COMENTARIOCOMENTARIO
Tu NombreTu Nombre
EmailEmail
WEBSITEWEBSITE